domingo, noviembre 26, 2006

Un plan secreto tras los Beatles


El productor de los Beatles, George Martin (“El quinto Beatle”), era inmortal. Por eso comprendió, a pesar de sus dudas iniciales, que la música de los Beatles también lo era. Atrás estaba esa imagen de pelucones desaliñados tratando de imitar a Elvis, de aquellos que querían a Ringo en la batería en lugar de Pete Best. Sí, esos jóvenes cambiarían el mundo en los 60´s,…y ahora también, pensaría.

Fue en la década de los 80’s, a raíz de la muerte de Lennon y el deplorable viraje que tomaba la música pop que comprendió lo frágiles que son los mortales ante lo sublime de sus obras. Paul, George y Ringo también morirían,…pero y sus grabaciones? aquel casi inacabable registro de lo que fue quizás la época más importante de la música? Se extinguiría en el tiempo? No.

Martin vaticinó un futuro e inicio un plan secreto para facilitarlo. La tarea que le esperaba era ardua pero eso era lo de menos, puesto que participaba de un fenómeno que se le había revelado inevitable.

Comenzó por medio de innumerables recursos a recopilar el material grabado por Los cuatro grandes de Liverpool. Puso anuncios en periódicos, revistas, vació los archivos guardados en EMI, en Capitol hasta donde dieran todas las posibilidades, manteniéndose en ciertas circunstancias aparentemente alejado, en otras realmente involucrado y en otras totalmente anónimo. Los instrumentos de los sueños son siempre inesperados cuando se concretizan.

El pretexto en algunos casos sería la realización de algún disco con material nuevo. Así saldrían recopilatorios como “The Beatles Anthology”, para calmar la sed de los fans (que parecían crecer exponencialmente en el tiempo). George Martin sonreiría para sí al recibir las críticas de los discos que salieran puesto que ellos eran sólo el preparativo para algo mayor.

Luego dio el segundo paso. Un disco llamado “Love”, representaba lo que era posible hacer con viejas cintas inéditas mezcladas con los másters de las canciones grabadas por el popular cuarteto inglés. Las críticas llovieron a raudales. Para algunos era sólo la demostración de la necesidad de sacarle más jugo a una naranja aparentemente demasiado exprimida, para otros era algo anecdótico, para Martin eran sus jóvenes amigos haciendo música de nuevo. Simuló su muerte para trabajar mejor y dejó a los criticos romperse la cabeza deliberando.

A partir de entonces surgió una incógnita mundial en el campo de la música. Era posible preservar eternamente a un cantante, en este caso un grupo musical, “creando” nuevos temas hasta donde la tecnología digital pudiese manipular?

No se esperó una respuesta puesto que saldría poco después, el nuevo álbum de los Beatles, y luego otro, y otro. Todos mezclas del material recopilado por décadas por Martin. Y efectivamente eran nuevos en el sentido de que por ejemplo John Lennon cantaba temas que nunca había cantado (bueno, en realidad sí lo había cantado solo que originalmente decía en una grabación inédita Let me take you down, y en el nuevo album cantaba algo como She feels so unhappy )

Sería una nueva era donde la gente adquiriría la mezcla que mejor le agradaba. Y no faltarían las imitaciones, con otros cantantes y grupos grabando un par de temas para luego grabar una eterna variación de los mismos.

Pasarían siglos.

Luego, un muchacho llamado Raymond Jones en algún lugar del planeta buscaría las grabaciones originales que salieran a mediados del siglo veinte. Difícil empresa puesto que ya no se grabaría la música de forma externa sino se conectaría directamente hacia la corteza cerebral sin mencionar que ése muchacho sería el último ser humano sobre la Tierra.

Sin embargo las encontraría, las actualizaría, se las conectaría al cerebro y sería feliz, aunque ya no se llame George Martin, aunque los Beatles estén todos bajo tumba, aunque todos hayan comprendido demasiado tarde que All you need is love sería más eterna que toda la humanidad destruida bajo cualquier guerra nuclear.

3 comentarios:

Alexis dijo...

Ay, Los fantásticos beatles!!!

Cómo poder olvidarme de ellos, fui beatlemaniaco desde los 16 hasta los 21 años. Hoy, a mis 25, los recuerdo con mucha nostalgia, sobre todo por acompañarme durante aquellos días en los que empezaba a comprender la trascendencia de su genial música...


"In my life" es la más bella desde mi punto de vista.

Aschroft dijo...

Beatles, son Beatles.
Y siempre su musica prevalecera.

In my life, es buena. y Across The Universe...

Saludos!

Anónimo dijo...

La verdad es un misterio de la muerte de Paul, pero porq quieren decir algo si se fijan bien en la palicula Magical Mystery Tour ahi una escena en q estan los Beatles vestidos de traje blanco con una rosa en el bolsillo, 3 rosas rojas y una negra, la de Paul....
No se si nos querran decir algo o es simplemente que Paul McCarney quiere sobre salir de los demas.
Nos vemos......