jueves, julio 31, 2008

Sobre Magico y Misterioso Carlitos y otros asuntos


Han pasado 4 meses desde el último post, y más de tres años acuestas para este blog. Recuerdo que cuando descubrí el mundo de los blogs tenía en claro que quería poner cosas en la red, cosas mías, escribir sobre asuntos que me interesaban, sin tener ninguna obligación de por medio, que me leyera el que cayera acá, mi minuto de fama a mi manera si se quiere, de allí que siempre me complació no Tener que escribir, eso me dio libertad.

Creo que siempre tuve algo de egocéntrico, por el asunto de releer mis post por puro entretenimiento. Recuerdo también que tenía la consigna de que me importaba poco que otros me tomasen muy en cuenta, digamos que perdería un poco la magia, me ocupaba más por hacer post dedicados cuando tenía tiempo y mis manos deseaban deslizarse por el teclado o cuando andaba corriendo un par de ideas guardadas por alli demasiado tiempo. Hacer ciertas ediciones en Photoshop para cada post, editar ciertas cosas de la plantilla sin perder simplicidad, colocar ciertos artilugios y links de forma sutil, eran cosas que me divertían más que leer comentarios, hablar de otros blogs o colocar algún contador. En ese punto descubrí el placer de escribir sobre otras cosas, cosas que podrían ser más personales, quisás menos interesantes como para ponerlas en este blog.

Así creé otros blogs alternos a los que dediqué mayor tiempo y que me han valido más entretenimiento por lo mismo que sacian un poco mi sed de escribir sobre cosas intrascendentes mías.

Debo señalar que esto es poco congruente quizás con la idea de un blog. Me refiero a que uno publica cosas para que otros lo lean (por lo menos esa es una idea muy general que resume cualquier discusión inútil sobre el concepto, de las cuales siempre rehuyo pero siempre caigo). Ahora si no hay esa intención, es válido? Bueno, digamos que si hay la intención, porque sino se podrían guardar tantos archivos de tanta escritura inútil en algún CD o memoria externa no sé, para releerlo en cualquier momento (comentario al margen de que de una u otra forma quedan relegados al más cruel olvido con o sin guerra electrónica que borre la capacidad de acceder a tanto conocimiento virtualizado).

Quiero redondear la idea puesto que ya he hablado del tema o cosas parecidas ("Comunidad blogger?"). Sí, existe la intención per sé dentro de la idea de blog, pero es una intención medio en onda indie, osea si me escuchan me importa un bledo, por lo menos de mi parte así prefiero entenderlo. Sin embargo es algo que se sobrentiende si estas exponiendo tus ideas abiertamente. Yo lo tomo como lanzar una botella al mar, con el detalle adicional de que puedes tener una respuesta, aunque esta no te saque de la isla. No sé si la analogía es clara, pero me gusta.

Me he complacido, cómo no, con ciertos comentarios, que me hacen sentir que no estoy solo en el universo así como me he divertido y atendido sin mucho interés algunas críticas o sorprendiendome con otra vuelta de tuerca sobre un asunto, debido creo en parte a que este es mi blog y no de otros, no sé. Me gusta coincidir en cosas con otros, visitar otros blogs de vez en cuando, comentar tal vez, pero aún así soy el niño autista de la comunidad de blogs, me gusta más mi burbuja y mis detallitos dentro de esta.

Entonces vuelvo a lo mismo, y escribo cosas más mías en mis otros blogs. Quizás este sea mi blog más comercial, o más pop por así decirlo.

Recuerdo que intentaba hacer siempre algo diferente, innovar o morir fue la consigna inconciente. A veces me hallaba escribiendo un post que me sabía mucho a un post cualquiera y menos mío, porque no hablaba de cosas mías o cosas que sentía que eran mías, entonces no publicaba nada. Curioso, cuando comencé a leer blogs odiaba los post excesivamente largos, los demasiados personales hasta el punto de pecar de indiscretos, los egocéntricos. Quizás tengo un poco de eso ahora mirando en retrospectiva.

Ahora leo poco blogs, más por tiempo que por otra cosa, pero aún rehuyo de los blogs demasiado barrocos en su forma, de los que publican para que les paguen la publicidad, de los blogs-foros, blogs-tipo-revista-o-periódico. Prefiero los personales, sin ser copy-page, quisás de los de tipo lanzo-mensaje-de-botella-a-ver-si-lo-lees.

(No, este blog no ha muerto, estaba de parranda)

lunes, marzo 24, 2008

Manos


Siempre he creido que las manos trasmiten una increible gama de sensaciones no sólo tactiles sino visuales. Para el primer sentido uno puede descubrir, o intuir si se quiere, ciertos razgos de otra persona al realizar un acto tan sencillo como es el saludar dando la mano. Así, cosas descritas en Psiquiatría yo ya había comprobado a lo largo de mi vida.

Bueno, es así que se puede encontrar un esbozo bastante aproximado de cómo son ciertas personas. Una persona que me dé la mano de forma firme y segura sin exagerar en ademanes, apretando lo justo, puedo tener certeza de que es un tipo espontáneo, seguro de sí, sincero, amigable.

Un tipo que tan solo me muestre su mano y al tomarla se sienta débil sin apretar mucho o que tan sólo me roce la palma me habla de una persona tímida, insegura, cobarde, con poca determinación, quisás mentirosa.

Por otro lado un tipo que te tome de la mano apretando demasiado y tal vez tratando de abarcar toda tu mano es un tipo inevitablemente hipócrita, egocéntrico, presumido, rencoroso.

Claro que este panorama es tan sólo la base de una variedad de términos intermedios que hace más fino este arte de escudriñar sutilmente a los demás, por lo tanto debo remarcar que como siempre he creido, no se puede catalogar a las personas entre polos opuestos puesto que no existe ser que encaje exactamente en estos, todos estamos entre "los intermedios". Por eso mismo el acercarse bastante a determinar cómo es una persona, requerirá (siempre hablando de una deducción inicial) entrenamiento y observación a pequeños detalles, como una sonrisa, cierta forma de mirar, etc. Y esto toma muchos años, como he comprobado.

Pero bueno, yo me estaba refiriendo a cosas sencillas como decubrir si alguien es sincero o no al acercarte a uno, pero es más como un juego que una ruta de datos que sumados te den tal o cual imágen de alguien. Como repito, las personas no estan estrictamente dentro de un tipo constitucional psicológico. Los humanos son como los copos de nieve, cada uno es único.

Es por eso que prefiero no prejuzgar a las personas o cuando por error lo hago y digo por ejemplo "este parece ser un pedante", luego agrego riendo para mis adentros "seguramente ha de ser buena gente".
Ahora bien, esta capacidad de "intuir personalidades" es mucho más fácil para con hombres que con mujeres puesto que a ellas en nuestro medio se las saluda por costumbre con un beso en la mejilla. Aunque debo agregar que es a través de este pequeño acto que tambien se las puede escudriñar, por la intensidad en que besan, si lo hacen débilmente, si lo hacen en la mejilla o muy arriba o muy abajo,etc. Claro que acá rigen patrones totalmente distintos que los que se toman para con las manos sin embargo sí es posible dibujar igualmente un esbozo muy aproximado.

Pero volviendo a las manos, personalmente en las mujeres me fijo mucho en ellas, esto sin desmerecer la totalidad de su ser y de los encantos que toda mujer tiene. En realidad una mujer puede ser muy bella si tan sólo tiene manos hermosas.

Estas manos ideales de mujer no tendrán las uñas largas y estarán sin pintar. Sus rasgos han de ser finos sin embargo creo que tienen que tener algo de dureza en sus movimientos, y me refiero a que tienen que tener algo de salvaje sin llegar a ser groseras (estoy leyendo esto y temo que quisás sólo Dios me entienda), también tendrán que ser suaves al tacto y bueno, tienen que ponerte nervioso cundo te tocan.

Aunque creo que el encanto de las manos de una mujer estriban en sus movimientos, es algo similar a contemplar un gorrión en el jardín: uno queda maravillado en su mágica capacidad de andar de aquí para allá, de revolotear impulsado por algún misterioso hechizo primaveral y sin embargo uno desearía tenerlo entre sus manos, aunque entre estas inevitablemente se transgreda su belleza.